ACANTILADO – ENTREVISTA CON JUANA ACOSTA, DANIEL GRAO E INGRID GARCÍA-JONSSON

Vestidos y chaqueta–Dsquared2, Collares–SR Leather Shop

Fotografía: Michael Oats
Estilismo: Yon Negrín
Maquillaje: Antonio Romero (Ana Prado)
Asistente de Estilismo: Diego Gumiel
Entrevista: Ander García

 

“Lo de las sectas, para mí, es un caso mucho más común de lo que nos pensamos. De hecho, me parecía raro que no se hubiese hablado más en películas de este tema, o de relaciones tóxicas de este tipo y de cómo la gente está deseando pertenecer a algo.”

Este viernes 3 de junio se estrena en cines la nueva película de la directora Helena Taberna. Acantilado es una adaptación libre de la novela El Contenido del Silencio de Lucía Etxebarría. Daniel Grao, Juana Acosta, Ingrid García-Jonsson, Goya Toledo y Jon Kortajarena son los protagonistas de este thriller que aborda temas como la soledad, la pérdida, la búsqueda o la libertad; y que está inspirado en hechos reales, los actos de varias sectas de las Islas Canarias, conocidas por inducir a sus componentes al suicidio colectivo. Entrevistamos a tres de sus protagonistas.

 

¿Cómo ha sido trabajar con Helena Taberna y qué indicaciones os ha dado para cada uno de vuestros personajes?– Juana: Ha sido un lindo proceso, desde el principio, sobre todo porque tuvimos un poco de tiempo para ensayar y tomar decisiones antes de llegar a rodar. Helena es una mujer muy apasionada, una directora muy entusiasta y esto nos lo transmitía mucho a todos. Es una directora que le gusta el trabajo del actor y en esa medida se agradece mucho trabajar con un director que ves que le interesa mucho nuestro trabajo, que no pasa siempre.

Ingrid: Ella buscó mucho ponernos en la situación de este acantilado emocional al que se enfrentan los personajes y fue hilando muy fino y depurando mucho las interpretaciones para colocarnos a nosotros como actores en un lugar muy fuera de la zona de confort, que es algo que los personajes experimentan todo el rato. Ella jugó mucho con el sacar a los actores de lo fácil y ponerlos en situaciones más al borde del precipicio, sentir que estas al borde de un precipicio ante cada toma y creo que eso ha aportado bastante a los personajes, es clave en la película.

 

Cada personaje busca algo en la película: a su hermana, la felicidad en su sexualidad, algo más allá… ¿Qué creéis que busca vuestro personaje concretamente?– Daniel: En mi caso Gabriel cree que está buscando a su hermana pero es la excusa para encontrarse a sí mismo, lo que pasa que no es consciente de ello al principio. Yo siempre hablo de este viaje que hace que no solo es geográfico sino que sobre todo es un viaje interior. Por los motivos que sean (que nosotros sí conocemos), estos hermanos se alejaron, o sea que con ella no tenía relación desde hace unos años. Luego recibe esta llamada que le invita a hacer este viaje a Canarias, en teoría a reconocer el cuerpo, este cuerpo no aparece y esta búsqueda de la hermana y ese contacto con el personaje de Helena, que es de alguna manera un contacto indirecto con su propia hermana lo va a ir enfrentando a qué le pasa a él con ella y qué le pasa a él consigo mismo. Él creía que tenía la vida muy bien montada y todo bajo control y de pronto se da cuenta de que la base en la que se apoya toda su seguridad es muy débil y con este caso se le tambalea, se pone en duda a sí mismo.

J: Cuando has dicho la búsqueda de su sexualidad me has mirado (risas), intuyo que esa parte iba para mí. Yo creo que Helena más que buscar su sexualidad, en el momento en el que la película empieza ella ya ha dado un paso grande en relación a su propia libertad. En el mismo momento en el que decide dejar Madrid e irse a vivir a Canarias con su tío y empieza a trabajar en su librería ya está viviendo más coherentemente con sus deseos reales. Yo creo que ella en ese momento descubre que puede enamorarse de un hombre o de una mujer y puede vivir libremente esa decisión. Pero la búsqueda de Helena más literal es buscando a su amor. En esa búsqueda descubre otra cantidad de cosas y se le juntan el amor y la muerte, dos asuntos que para mí son claves en mi personaje, ya que además la muerte está presente constantemente en la película porque estamos buscando el cuerpo de ella, además del suicidio colectivo de la secta. Entonces creo que es una búsqueda más hacia el amor, que todos los personajes lo están buscando en la historia, consciente o inconscientemente. Y también un huir de la soledad, creo que mi personaje le tiene pánico a la soledad.

I: Cordelia más que buscar, huye yo creo. Porque pasaron cosas en su infancia muy traumáticas a las que no se ha sabido enfrentar y es un personaje que se dedica a viajar por el mundo huyendo, y tiene un vacío muy grande dentro que ella no es capaz de reconocer. Por eso deriva en todos los traumas que tiene y en la condición psicológica de la que padece, que es esta depresión continua, ciclotimia decía Helena (la directora), a veces. Lo que le pasa a ella es que busca una madre, y entiende el amor de una manera muy extraña. Entonces en cuanto ve una figura que para ella puede representar algo similar a una madre o alguien que cuide de ella, porque nadie cuidó de ella cuando tuvieron que hacerlo, ella se engancha y casi los fagocita, va sacando de ellos todo lo que puede sacar y los exprime al máximo, hasta que ya no tienen nada y se va como si no ocurriera nada. Y ya en el momento en el que encuentra a Heidi Meyer, que se parece a su madre y que la trata como si fuera una hija (porque el resto de gente la cuida pero no la tratan como a una hija), ella se mete de cabeza en todo lo que ello conlleva y la nueva familia que Heidi y la secta le ofrecen.

 

“Helena es una mujer muy apasionada, una directora muy entusiasta y esto nos lo transmitía mucho a todos. Es una directora que le gusta el trabajo del actor.”

ACANTILADO PELICULA
Capa–Capas Seseña

 

¿Os habéis documentado sobre las sectas antes de rodar la película?– D: No. Yo no conozco mucho sobre las sectas y mi personaje tampoco. Entonces el desconocimiento me venía bien incluso. Pero yo lo que digo siempre es que al final un actor tiene que tirar de vivencias o de imaginación en el caso de que ese tema no se haya cruzado en tu vida. El símil con el que yo trabajé es con el comportamiento sectario mas allá de que no sea pertenecer a una secta. Lo que sí que tenemos muy próximo muchas veces son comportamientos sectarios. Ingrid lo decía muy bien el otro día en una entrevista en Málaga, de “me arrojo con fe ciega, creo en esto ciegamente, no me lo planteo y a lo mejor no tiene mucha base sólida pero hay algo de yo soy esto, yo me identifico con esto y entonces no me lo ataques porque me estás atacando a mí”. Esos comportamientos sí que nos son más reconocibles, incluso a veces en uno mismo. Entonces me he centrado en trabajar con eso y con la extrañeza de quién es realmente mi hermana y por qué ha terminado en un grupo así.

J: Yo mucho no, pero algo sí. Una de las cosas que más me gusta de mi trabajo es cómo cada proyecto me abre un mundo nuevo sobre asuntos o temas que yo desconocía. Era un tema para mí bastante lejano aunque siempre me ha producido mucha curiosidad. Y lo poco que he ido investigando al respecto me ha sorprendido mucho. Cómo ha ido creciendo cada vez más este asunto en los últimos 10 años y cómo en las islas Canarias por lo visto es uno de los sitios donde más sectas hay en España. Como dice Dani también me parece interesante la reflexión de la película sobre esas sectas personales a las que todos pertenecemos.

I: Yo sobre todo sobre ese tipo de sectas y sobre lo que hacía esa secta en concreto, para crear ese universo con Helena. Por qué es tan atractiva esa secta en concreto y por qué Cordelia acaba ahí más allá de ponerme a investigar sobre todas las sectas. Yo fui a catequesis muchos años y he estado en contacto con el mundo de la fe, tengo amigas que están metidas en algún tipo de sectas y entonces más o menos entendía el tema, no me resultaba tan ajeno. O sea, quien más quien menos conoce a alguien que está metido en una cosa de estas. Obviamente las sectas en las que están mis amigas no son sectas que les roben el dinero y que las lleven a suicidarse, esos son los casos más extremos. Pero lo de las sectas, para mí, es un caso mucho más común de lo que nos pensamos. De hecho, me parecía raro que no se hubiese hablado más en películas de este tema, o de relaciones tóxicas de este tipo y de cómo la gente está deseando pertenecer a algo. Para mí era más interesante buscar los huecos de Cordelia, por qué necesitaba llenarlos, que las sectas en sí.

“Me encanta pertenecer al grupo, me hace sentir súper cómoda y me alegra tener mis pequeñas sectas personales.”

La película te hace reflexionar sobre la libertad y el sentimiento de pertenencia a un grupo que tenemos todos los seres humanos. ¿Qué reflexión sacáis vosotros después de haberlo vivido en primera persona?– I: Yo creo que es una cuestión de supervivencia, el querer pertenecer a algo. Estamos hechos para estar en grupo, porque sino solos nos morimos.

J: Se extrema en el caso de la película. Porque es gente que por lo general está muy carente de afecto o que tienen algunos traumas y que están con unas dificultades personales grandes, pero es verdad y eso se ve en el día a día en cada uno de nosotros, cómo necesitamos a nuestro grupo de amigos, como el que ama el mundo del deporte necesita su equipo. Hasta los mismos actores con nuestra escuela de teatro, que a veces la gente cataloga rápidamente como “eso es una secta”, que a mí muchas veces me molesta y digo “¿Perdona? Yo no me he formado en una secta, ¿sabes?” Cada uno que piense lo que quiera, pero sí que tengo un sentimiento de pertenencia a un grupo de gente que cree en un camino parecido al mío a la hora de trabajar, y me gusta sentirme parte de ese grupo, pero no me gusta nombrarlo como secta. Pero sí, creo que los seres humanos tendemos a ir hacia los grupos, unos menos dañinos que otros.

I: A mí me da mucha envidia la gente que está sola. Yo soy incapaz de estar sola mucho tiempo. Cuando estoy sola estoy con el whatsapp, siempre estoy conectada. Esto de estar incomunicada durante tres días o la gente que se va una semana a viajar solo a mí me da mucha envidia. En mi caso me encanta pertenecer al grupo, me hace sentir súper cómoda y me alegra tener mis pequeñas sectas personales, que sé que son mis grupos especiales para mí donde realmente me encuentro bien. Luego también te tienes que enfrentar a la sociedad, que es una cosa gigante, terrible y que siempre te esta atacando por un lado y por otro, así que también esta guay tener tu entorno seguro de tu familia, tus amigos y compañeros. Me hace sentir muy bien saber que pertenezco a ciertas cosas.

 

¿Alguna vez has tenido un sentimiento de que todo va tan mal que tienes que buscar una salida desesperada?– I: (risas) ¡Muchas veces!

J: Hombre sí, yo creo que todos los seres humanos pasamos por muchos momentos de subidas y bajadas. Por momentos de pensar que todo está mal y por momento de pensar que todo está bien, y de tener miedo porque volverá a estar mal, que así como ha subido va a volver a bajar. Pero esa es la cuerda floja que es la vida.

 

Incluso en vuestra profesión que es bastante inestable.– J: Bastante no, absolutamente inestable. Y eso produce también angustia y miedo. Pero haber tenido que optar por una salida desesperada yo de momento afortunadamente estoy bastante arropada o contenida por una educación que he tenido y por una familia que me ha querido siempre. Pero sí que he tenido momentos en mi vida de sentir que las cosas no están bien y que eso me produzca mucha angustia.

D: A mí me ha hecho pensar Juana, ahora que hablaba de la familia. Esto es un poco políticamente incorrecto, pero cómo precisamente a veces te tienes que alejar de los que tanto te quieren, que es la propia familia. Quiero decir que la propia familia sería una primera secta inconsciente que muchas veces con todas las mejores intenciones tienen sus programaciones y te quieren un poco a su imagen y semejanza, y a veces, cuando quieres hacer tu propio camino que se diferencia bastante del suyo necesitas romper un poco y alejarte y eso es contradictorio porque los quieres pero al mismo tiempo tienes que encontrarte a ti y hacer tu camino a tu manera.

J: Eso es, encontrar tu propia identidad.

“Afortunadamente estoy bastante arropada o contenida por una educación que he tenido y por una familia que me ha querido siempre. Pero sí que he tenido momentos en mi vida de sentir que las cosas no están bien y que eso me produzca mucha angustia.”
“En la película hay muchos secretos oscuros en todos los personajes. Secretos inconfesables.”
“Te aseguran una orgía con Jon Kortajarena una vez por semana, paseíto por la playa, ahora jugamos al pilla-pilla… (risas) te lo juro que entiendo que la gente acabe ahí.”

Poniéndoos en la piel de Cordelia, si esa situación hubiera durado más y se os hubiera acercado una persona como Mamá Heidi, ¿habríais tenido la idea de meteros en un grupo de este tipo?– D: Supongo que a cada uno le tienen que seducir con las armas pertinentes, quiero decir, que yo creo que el que entra en una secta no entra convencido de estoy entrando en un grupo tóxico que me van a intentar robar el dinero o van a hacer un uso de mí o de mi cuerpo. Yo creo que para esa persona eso es un grupo que le hace bien, sino no entra. Entonces creo que según su nivel emocional y de necesidad una sectas le seducirán y nos las verá como tal y con otras se pondrá a la defensiva. Pero puedo entender que ante una carencia emocional, donde tu notes “calorcito” consideres el hecho de contactar con ese grupo. En este caso en la película hablamos de un grupo que comete un delito, además. Que esto es una máscara para hacer otra cosa, es un engaño. Las puede haber que estén basadas en una creencia, una fe, la adoración de un Dios y que les haga bien pertenecer a ella.

J: Y que no guarden detrás secretos oscuros como es el caso de la película. Lo que pasa es que en nuestra película hay muchos secretos oscuros en todos los personajes. Y eso es lo que me gusta de la película que son secretos inconfesables que ni siquiera se revelan a lo largo de la historia y que dejan al espectador imaginar lo que quieran, y eso me gusta.

I: Yo también tengo que decir que estamos hablando del tema secta como si fuera algo malo. Sí que es verdad que hay sectas que se están aprovechando pero hay otras que son como guays. Es un tema tan desconocido para todos que lo tratamos con mucho miedo. Pero yo entiendo, además de que cada uno es libre de hacer lo que quiera, que no sé si son tan malas las sectas como las pintan, sinceramente. Yo a Cordelia la entendí perfectamente a la hora de abordar el personaje, y que acabara metida ahí me parecía completamente lógico. Es una tía que aparte tiene problemas mentales, pero que en un sitio en el que te tratan bien, si tú no tienes mucho apego por tu dinero… yo la entendí mucho. Sí que es verdad que había escenas en las que mi voz interior no paraba de decirme: “Ingrid, tu no eres Cordelia, huye de aquí, no hagas caso a lo que esta mujer te esta diciendo!”. Tenía una voz interior de la razón que me decía que huyera pero luego el corazón me hacía quedarme escuchándola. O sea, que entiendo que la gente acabe ahí.

 

Entonces crees que te podría pasar.– I: Oye, pero es que yo he estado metida en grupos de amigas que eran grupos tóxicos y ahí he estado, he aguantado, porque se supone que eran mis amigas. Hasta que luego te das cuenta de que eso también era una secta. Y anda que no me habrán engañado ex, pues sí, claro, he tenido relaciones con ex que eran “mira, tío, que me estabas engañando todo el rato y decías que me estabas dando amor y cariño y realmente te estabas aprovechando de mí en otros aspectos”. O sea que es muy fácil caer en ese tipo de redes.

J: No sé, depende de cada persona, depende de la cabeza de cada persona. Yo desde mi personaje, no comprendía que esa mujer se iba a meter ahí, sabiendo que está con una pareja, que está enamorada al principio, que la cuida, que la quiere, que le ha dado una casa… y de pronto se larga, con esta gente a sembrar patatas, ¿esto qué es?

I: Pues eso, ahí, en la playa, a sembrar patatas, con sus colegas, con Jon Kortajarena… te aseguran una orgía con Jon Kortajarena una vez por semana, paseíto por la playa, ahora jugamos al pilla-pilla… (risas) te lo juro que entiendo que la gente acabe ahí.

D: Yo creo que también tiene un poco que ver con la madurez emocional. Quiero decir, en el caso de la secta es como más gráfico, pero yo lo pienso muchas veces con la religión, es mucho mas fácil que creas en esa religión y tengas a alguien al que tú le das un poder que te va a decir qué hay que hacer y qué esta mal hecho, y te riges por ese patrón y así ganas el cielo o cada uno lo que le prometa. Es mucho más fácil en realidad que asumirte tú con tus luces y tus sombras y llevarte a cabo todo tu ser con todas tus pulsiones y sin juzgarlas intentar entenderte y hacer tu camino, tener tu propio criterio de lo que para ti está bien y está mal. A mí me asusta la gente que hace las cosas porque desde el punto de vista de su religión eso se hace así y no entra a valorar qué le pasa a él con eso, ¿tu pulsión verdadera cual es? Ahí tienen contradicciones, intentan acallarlas, cerrar la puerta o meter la mierda debajo de la alfombra. Y eso es una olla exprés. No me extrañan los abusos por parte de los curas, por ejemplo. Todo eso es una zona que tú la vinculas a la sombra y va creciendo en tu inconsciente y un día cometes el acto más atroz. Me parece que es mucho más valiente ir asumiéndote paso a paso, conociéndote y tener tu propio criterio de lo que consideras que está bien hecho, qué es actuar bien y qué es actuar mal, que no te venga dicho. Eso me parece que es entregar el poder y me parece que habla de un infantilismo emocional.

“Me asusta la gente que hace las cosas porque desde el punto de vista de su religión eso se hace así y no entra a valorar qué le pasa a él con eso. (…) Eso es una olla exprés. No me extrañan los abusos por parte de los curas, por ejemplo. Todo eso es una zona que tú la vinculas a la sombra y va creciendo en tu inconsciente y un día cometes el acto más atroz.”

ACANTILADO PELICULA
Vestido–Dsquared2